Cómo afrontar una entrevista de trabajo

Nervios, temblor en las piernas, tono de voz inestable… ¿has sentido alguna esto vez cuando has tenido que afrontar una entrevista de trabajo?

Yo también. Me he tenido que enfrentar a dos como cinco entrevistas de trabajo. Una para trabajar en el restaurante Van der Valk Hotel Brussels Airport como ayudante del Chef, y la otra para trabajar en Seeketing en el departamento de Marketing.

¿Por qué digo dos coma cinco?

Suena raro diréis. Sí, la verdad es que sí. Pues porque la persona que me entrevistó en Seeketing luego me llevó con él a su empresa Affiliaction. Por tanto, diría que no hice una tercera entrevista pero tampoco se quedó en dos.

Bueno, si hais llegado hasta aquí es porque queréis saber cómo afrontar una entrevista de trabajo. Bien, pues os digo que he estado en las dos lados de la mesa, es decir, me han entrevistado y también he entrevistado.

En Affiliaction necesitábamos dos “Redactores de contenidos en Madrid” para las nuevas páginas webs que íbamos adquiriendo. Decía así:

Se precisa un redactor creativo con muchas ganas de aprender y que aporte ideas. Si estudias Periodismo, Publicidad y/o Marketing y buscas unas prácticas para formarte profesionalmente, sigue leyendo.

Yo mismo me encargué de redactar la oferta en Studentjob. ¡Recibimos 291 solicitudes!

¿Cómo elegí a los entrevistados?

Fui citando a los entrevistados cada 15 minutos durante varias mañanas.

Algo que me sorprendió a mi mismo fue que  me fijé en la pequeña descripción de por qué querían trabajar en Affiliaction. El hecho de nombrar la empresa en sus cuatro líneas fue un factor decisivo ya que la mayoría compartían el mismo CV. Aquí me fui dando cuenta en que sí yo me fijé en este detalle, también otras personas de RRHH también se fijarían.

Ya en la entrevista

Casualmente, el día anterior mi profesora de Psicología de la Comunicación nos había hecho una demostración de cómo afrontar las entrevistas de trabajo. Anteriormente, ella era Jefa de Departamento de RRHH de una multinacional.  Algo que no se me olvidará jamás es que nos dijo que los entrevistadores también tienen nervios y que durante las entrevistas esperan alguna señal del entrevistado que destaque entre los demás. Suena lógico, pero escucharlo de una persona con tanta experiencia hizo que lo tuviese tan en cuenta.

Los entrevistadores durante los procesos de selección hacen muchas entrevistas al cabo del día, y cualquier detalle puede marcar la diferencia. Eso mismo me sucedió en mi primera entrevista como entrevistador. Bien es cierto que estuve acompañado por mi jefe y me echó una mano.

Muchas veces, los entrevistados acuden a las entrevistas con nervios e inseguridad. Tenéis que creeros que sois los mejores y que si estáis allí es porque alguien o algo así lo ha querido. No es casualidad. Tenéis que afrontar las entrevistas con mucha seguridad. Sí, sentiros los reyes del mundo. Tampoco pequéis de arrogantes. Una vez que lo sintáis así, veréis como vuestra comunicación no verbal empieza a relajarse y, a continuación, vuestra comunicación verbal mejorará. El tono de voz se estabilizará y vuestras respuestas serán mucho más creíbles.

No he querido mencionar eso de sonreír, ir bien guapetes… porque para eso ya están las miles de páginas que venden humo y al final no dicen nada jejejeje.

Cómo os decía al principio, me he enfrentado a dos entrevistas de trabajo y en las dos actúe así. En las dos me cogieron. Seguro que a ti también te cogen. ¡Simplemente confía en ti mismo!

Si te ha gustado el artículo no dudes en compartirlo. Recuerda, compartir es vivir._)